La publicidad en la era podcast

Como os hemos explicado en los últimos artículos, cada día que pasa el podcast está más presente en nuestras vidas. Esto no solo supone una mejora en cuanto a la calidad y cantidad de entretenimiento disponible en la Red, sino que también abre una vía para que las empresas puedan interactuar con sus clientes, que éstos pongan voz a las marcas, y ofrecer contenido de nivel a la vez que publicity. Por supuesto, también las grandes plataformas de podcast permiten un nicho muy interesante para colocar la publicidad.

En este sentido, empresas como Abbcast o Spotify aprovechan para colocar publicidad segmentada en sus plataformas. Esta es una estrategia que realmente beneficia a todas las partes, puesto que el consumidor de podcast tiene acceso a publicidad relacionada con el contenido que reproduce, mientras que el que se publicita sabe que está llegando a un segmento de personas a las que les va interesar escuchar lo que tienen para ofrecer. Obviamente, también esto genera una ventaja para la plataforma de podcasting para poder atraer publicidad a su proyecto, una siempre sólida fuente de ingresos.

El caso Spotify

Como ya sabéis, desde unas semanas Abbcast y Spotify se unieron para poder proveer a los amantes de los podcast de un contenido exclusivo y de calidad. Sin embargo, la multiplataforma sueca tiene un servicio de publicidad modélico en el sector que hoy vamos a desgranar.

Spotify divide su tipo de experiencia en dos packs: el gratuito, con publicidad entre las canciones o podcast, o el premium, en el que se elimina todo tipo de advertising. En el primer caso, la empresa ya cuenta con alrededor de 90 millones de usuarios, una cifra altísima que casi es igualada por la cantidad de personas que optan por la versión de pago, unos 80 millones. La casi igualdad en ambas cifras no es baladí, sino fruto de una buena estructuración, en la que a todas las partes les beneficia cualquier opción que tome el usuario, que no se ve obligado a abonar dinero por escuchar música.

El podcasting es un activo importante para Spotify. De hecho, cada día más desde su apuesta por él hace apenas unos pocos años. Todavía no iguala la popularidad de la música en la aplicación, pero la distancia entre ambos tipos de contenido cada vez es menor.

En el caso de la versión gratuita, Spotify utiliza una estrategia de segmentación (explicada antes) que permite a los anunciantes acercarse a su target. Esta aplicación, cabe añadir, es sobre todo usada por la generación z. Gracias a los datos personales (género, edad, localización, estado de ánimo, género musical, etc.), junto a un algoritmo que analiza el carácter de las letras que escucha el usuario, Spotify genera un perfil y se lo facilita a las marcas idóneas para que éstas puedan acceder a la persona, incluso utilizando eslóganes similares a las canciones que ésta escucha.

En este sentido, cabe recordar que Spotify establece sus tarifas según el CPM (coste por mil impresiones). Por lo que en caso de contratar una cuña o vídeo, Spotify garantizará siempre que dicha acción sea reproducida en mil sesiones de diferentes usuarios. Estos son los formatos que ofrece la multiplataforma:

– Cuña. Pieza de audio de unos 20-30 segundos MP3 o WAV que incluye una imagen de carátula y un título con hipervínculo que redirige a la web de la marca. Como decíamos antes, éstas aparecen en la versión gratuita, cada vez que el usuario consume sus 15 ó 30 minutos sin publicidad. Su precio ronda entre los 40€ y los 75€.

– Banner display. Formato visual JPG o GIF, con una fotografía clickable que cuente con una resolución de 728×90 px. Aparecen en la parte inferior de la aplicación, de forma no invasiva, donde normalmente se coloca el reproductor de música. Su precio está en torno a los 30€.

– Vídeo. Un mini spot MOV o MP4 de unos 15 ó 30 segundos de duración, con anuncio de display complementario. Al igual que las cuñas, éstos aparecen durante las pausas publicitarias que se lanzan tras consumir el usuario sus minutos de música sin interrupciones. Para este formato, Spotify solo factura por las visualizaciones completas. El precio es de 90€.

– Listas patrocinadas. Spotify también ofrece la posibilidad de crear playlists con música propia para poder llegar mejor a un sector en concreto. Estas son personalizadas, pueden incluir el logotipo de la marca, un texto promocional y un enlace / hipervínculo a su sitio web. Sin embargo, estas listas tienen unas condiciones: deben ser de mínimo 40 canciones y de máximo una canción por artista. Su precio sube hasta los 10.000€.

– Homepage takeover. Existe otro tipo de publicidad, en el que Spotify permite a una marca cubrir la home / página inicial de un usauario con un SOV (share of voice) del 100%. Esta acción puede durar días y hasta incluye la posibilidad de crear un área interactiva. El precio es de 50.000€.

– Homepage billboard. Una alternativa mucho más barata a la takeover, en la que se permite colocar una imagen de 800 x 435 pixeles que se acciona cuando el usuario vuelve a la plataforma después de un tiempo de inactividad. El precio en este caso baja hasta los 100€.

– Sesión patrocinada. Spotify permite a los usuarios poder disponer de 30 minutos de música sin interrupciones a cambio de ver un vídeo completo de un anunciante. Para ser la marca que aparezca ese vídeo, te aseguras que el consumidor va a reproducir tu acción de principio a fin. Es por esto que el precio es ligeramente mayor que el del vídeo normal y asciende a los 100€.

Cómo puedo anunciarme en Spotify

La multiplataforma (ahora también de podcasting) ofrece actualmente dos vías para poder colocar publicidad en ella.

La primera es Spotify for Brands, el portal clásico que la aplicación diseñó únicamente para las marcas. En este espacio, se facilitan datos de interés para los anunciantes respecto a las estadísticas que se mueven en Spotify, antes de proceder a formalizar un acuerdo de patrocinio. Asimismo, las empresas pueden encontrar un formulario con el que contactar con un técnico de Spotify.

La segunda alternativa todavía está en fase beta. Se le conoce como Spotify Ad Studio, enfocada más bien hacia las marcas más pequeñas. En este portal se permite la compra programática, en que las empresas pueden generar sus propias campañas y puedan penetrar en un escenario tan gigantesco como el de la multiplataforma sueca. A día de hoy, solo se admiten anuncios en formatos audios y los precios varían entre los 250€ y los 5.000€ como inversión máxima.

Ya sabéis que en Abbcast podéis aprender a crear vuestro propio podcast, subirlo y disfrutar de su difusión tanto en nuestra plataforma, donde podéis encontrar la mejor calidad de sonido de Internet, como en otras opciones como Spotify. Si eres una empresa y estás interesado en empezar en el mundo del podcasting, no dudes en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *